Pez hippocamus: clave de la regeneración del tejido cardíaco


How Zebrafish Mend a Broken Heart

by Gretchen Vogel on March 24, 2010 2:15 PM

Los peces hippocamus pueden perder hasta 20% de un ventrículo, luego formar un coágulo que detiene el sangrado en segundos y posteriormente reemplazar el tejido perdido gradualmente. En un mes más o menos, vuelven a la normalidad. Este impresionante trabajo de reparación no es llevado a cabo por las stem cells en el corazón, sino por las células cardíacas maduras, según sugieren dos nuevos estudios.

Entender cómo exactamente estos animales llevan a cabo este proceso de autoreparación podría ayudar a los científicos a encontrar formas de inducir una regeneración similar en pacientes humanos.

Una pregunta que ha permanecido entre los científicos que estudian a los hippocampus, las salamandras, y otros animales que pueden regenerar partes perdidas es si es que estos animales activan y reclutan stem cells para realizar la reparación o si es que inducen a sus células maduras a comenzar a dividirse otra vez, dice Elly Tanaka, una bióloga del desarrollo del Centro para Terapias Regenerativas de la Universidad Tecnológica de Dresden (Center for Regenerative Therapies, University of Technology Dresden) en Alemania. Los nuevos artículos muestran claramente que para los corazones de los hippocamus, las células maduras hacen la mayoría de la reparación, refiere la bióloga.

Para ubicar de dónde vienen las células cardíacas de crecimiento reciente, el biólogo del desarrollo Juan Carlos Izpisúa Belmonte y sus colegas del Centro de Medicina Regenerativa en Barcelona, España, y del Instituto Salk de San Diego, California, desarrollaron peces hippocamus en los que los cardiomiocitos brillan de color verde bajo luz fluorescente. Ellos removieron el 20% del ventrículo de los animales-considerado la injuria máxima a la que se puede sobrevivir-y observaron a los peces durante el proceso de reparación de la herida.

En la edición del 25 de marzo de Nature, el equipo reporta que el nuevo tejido cardíaco también brilló de color verde, lo cual indica que éste se originó de las células marcadas en lugar de las células stem cell inmaduras no marcadas. Otros experimentos mostraron que los cardiomiocitos cerca del sitio de la injuria parecen dar un paso atrás en su desarrollo, separándose unas de las otras y perdiendo su forma típica-probablemente para hacer posible que ellas se puedan dividir otra vez conforme reponen el tejido perdido.

Texto completo en: http://news.sciencemag.org/sciencenow/2010/03/how-zebrafish-mend-a-broken-hear.html

Etiquetas: , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: