Investigación médica en Perú (y la investigación estudiantil) – La República


¿Y la investigación médica?

Por Pilar Frisancho

Médica

Por diferentes causas, en el Perú se realiza muy poca investigación médica científica, entendiéndose como “médico-científico” o “médico-investigador” a aquel egresado médico o con doctorado, que realiza investigación biomédica, paralelamente o no a sus actividades asistenciales. Y es que la participación de médicos como investigadores responsables se encuentra en un punto crítico, con una clara pendiente hacia abajo. En países como el nuestro, es mucho más apropiado realizar evaluaciones multidimensionales en lugar de los simples factores de impacto.

La temática de nuestras investigaciones son muy diferentes a las de los países desarrollados, como también lo es la industria de las publicaciones.

Si bien es cierto que la organización de actividades científicas, académicas y de intercambio son importantes, nuestra sociedad no debería olvidar su esencia científica y dar prioridad a la creación de mecanismos para la consolidación de grupos estudiantiles que participen en programas continuos de investigación.

Nuestra Federación Médica debería tener entre los pilares de su gestión, la supervisión de la labor científica de sus sociedades afiliadas, fomentando y premiando la creación de los grupos estudiantiles en investigación. Todo lo antes mencionado debe concluir en trabajos de calidad presentados en congresos científicos y publicados.

Por ello, es muy importante dar a conocer las investigaciones que se dan en nuestro país como el Premio Quilab, organizado por Laboratorios Quilab, división farmacéutica de Química Suiza, en un reconocimiento al esfuerzo de los profesionales de la salud que se dedican a investigar y mejorar la calidad de vida de los pacientes. En la categoría de médicos internos y residentes se otorgó el primer lugar a Luis Mendoza Urrutia y José Llamo Orrego, jóvenes estudiantes de medicina de la Universidad Nacional de Cajamarca; y en la categoría de médicos y especialistas al doctor Gustavo F. González y a su equipo de investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

El estudio de los internos Mendoza y Llamo comprobó las propiedades pediculicidas (contra los piojos) del extracto de tarwi o chocho. Ellos experimentaron con seis grupos de piojos los cuales fueron sometidos al extracto durante una hora con intervalos de cinco minutos, simulando el lavado normal del cabello. Con un tiempo de cocimiento de 150 minutos del extracto, eliminaron al 93% de los piojos.

La investigación del Dr. González y sus colaboradores revela que la mayor producción de testosterona (hormona sexual masculina) sería la causa del mal de montaña crónico, más frecuente en varones que en mujeres. Con estas evidencias se podrán establecer estrategias terapéuticas. La desadaptación a la altura origina una elevación de los glóbulos rojos, así como una respiración menos intensa. Cuando el problema se hace crónico el paciente tiene riesgo de trombosis.

Fuente: http://www.larepublica.pe/con-buena-salud/13/04/2009/y-la-investigacion-medica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: